Claves para salir victorioso de una entrevista de trabajo

Por redaccionnyl el 11/03/2016

Las entrevistas de trabajo suponen un gran desafío para las personas que aspiran a un puesto de trabajo. Podemos tener un currículo impecable, ser un genio de la creatividad y tener la mejor carta de recomendación, pero de nada servirá si no superamos la entrevista.

Da igual el trabajo al que queramos optar y la de veces que hayamos ido a una entrevista, lo cierto es que muchas personas se quedan en blanco sin saber qué decir ante la persona de Recursos Humanos que se encarga de hacer la entrevista y no saben mostrar su mejor faceta.

Sin duda, es uno de los momentos más estresantes por el que pasamos a lo largo de nuestra vida y desde el momento en el que nos enteramos hasta que llega la hora de enfrentarse a ella, pasa por nuestra cabeza muchas preguntas, miedos y tensiones que hacen que perdamos el control y nos pongamos aún más nerviosos.

Para evitar pasar un mal momento y salir victorioso de una entrevista, os aconsejo que sigáis las siguientes recomendaciones antes, durante y después de la entrevista:

Antes de la entrevista

Interesarse por la empresa

Es primordial conocer algo sobre la empresa para la que quieres trabajar. No se trata de saber fechas concretas de cuando se fundó, quién fue su creador o detalles de su historia, pero sí entrar en su página web, mirar si tiene blog, enterarte a qué se dedican, cuáles son sus valores corporativos o su cultura empresarial.

Intentar averiguar quién te va a entrevistar

Estaría genial que supieras quién es la persona que te va a entrevistar, así podrías investigar algo sobre ella en su LinkedIn o Twitter, o en algún otro sitio que haya dejado su huella (algún artículo que haya escrito para algún blog, personas que hablen de él o ella, referencias, etc.). De esta forma, conociéndola un poco más, podrás saber cómo dirigirte a ella y qué tono utilizar durante la conversación, lo que ayudará sin duda a crear un buen ambiente y conexión.

Prepararse las posibles preguntas en casa

Estudia las posibles preguntas que pueden hacerte durante la entrevista. Y piensa en toda tu trayectoria profesional, destacando tus mejores habilidades y cualidades (fortalezas), omitiendo tus debilidades.

¿Qué ropa llevar?

¿Traje chaqueta o algo más informal? Lo cierto es que dependerá del puesto de trabajo y de la empresa. Está claro que si el perfil que se busca está relacionado con las finanzas, la contabilidad, consultoría, seguros, la vestimenta deberá ser más seria que si optamos por otro trabajo relacionado con el diseño web, comunicación o informática. Sin embargo, la empresa será la que imponga esos criterios y normas.

Durante la entrevista

Detalles importantes como:

  • Apagar el móvil antes de entrar a la entrevista. Imagina que suena o recibes un mensaje de whatsapp en su trascurso, eso dará una imagen poco seria.
  • La puntualidad. Conviene llegar media hora antes que 10 minutos más tarde. No sabes los imprevistos que pueden surgirte en la carretera, así que no te confíes.
  • La comunicación no verbal: la postura, el contacto visual, los gestos o la actitud en general, dice mucho sobre nosotros, más de lo que piensas. Por ejemplo, una persona que no sonríe, que se muestra pesimista y sin motivación, tendrá menos posibilidades de ser contratada que otra que se muestre optimista y motivada.

Después de la entrevista

Por último, si ha pasado algunos días y no has recibido noticias de la empresa, es una buena idea que contactes con el reclutador o con la empresa, preguntándole cómo está y si tiene novedades sobre la elección del candidato para cubrir ese puesto.

Si has salido descontento de la entrevista, un buen consejo que te doy es que primero le escribas un correo de agradecimiento y, en segundo lugar, si has cometido algunos fallos, discúlpate por ellos y menciona algún punto o interés mutuo que hayáis hablado en la entrevista para volver a conectar con él. Son pequeños trucos que tocarán la fibra sensible del entrevistador.

El último consejo es que pase lo que pase no mintáis nunca. A veces es inevitable que sueltes alguna mentira piadosa, pero no es aconsejable porque cada vez irá a más y eso te hará perder la confianza en ti mismo. Además, cuando te pillen, no habrá vuelta atrás y serás despedido.

Por Edith Gomez

 

 

 

 

 

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com