Cintia Dicker, el orgullo rojo de Brasil

El gen pelirrojo no viene ni remotamente de Brasil, pero desde Irlanda se ha propagado por el mundo entero gracias a milagros de la genética. Cintia es otra prueba viva.

El gen pelirrojo no viene ni remotamente de Brasil, pero desde Irlanda se ha propagado por el mundo entero gracias a milagros de la genética. Cintia es otra prueba viva.