Cinco películas demenciales para que sepas si enloqueciste

Por redaccionnyl el 17/07/2017

Tenemos que hablar de Kevin

Eva es autora y editora de guías de viaje para gente tan urbana y feliz como ella. Casada desde hace años con Franklin, un fotógrafo de publicidad, decide, con muchas dudas, cerca de los cuarenta años, tener un hijo. Y el producto de esa decisión será Kevin. Pero casi desde el comienzo, las cosas empezarán a torcerse y nada será como ella había imaginado. Sus imagen idílica de la familia feliz, comienza a resquebrajarse. Eva siente que Franklin se ha apoderado de su maternidad, convirtiéndola en el mero contenedor del hijo por nacer. Y Kevin es el típico bebé difícil, que tortura con sus llantos, que no quiere comer. Se convertirá en el terror de las niñeras, en un adolescente terrible, en un ser monstruoso a quien solo le interesa la belleza de la maldad.

Al llegar la sangrienta, mortífera epifanía de Kevin, dos días antes de cumplir los dieciséis años, el niño todavía seguirá siendo un enigma para su madre, que tendrá que enfrentarse a sus propios sentimientos, que oscilan entre la pena y la responsabilidad, y tendrá que hallar la respuesta a las incógnitas que le persiguen: ¿Alguna vez quiso a su hijo? ¿Cuánto de lo que hizo Kevin fue culpa suya?

La naranja mecánica

La naranja mecánica de Stanley Kubrick tal vez sea el ejemplo más fuerte de la conducta humana. La película definitivamente no es para personas débiles. En ella se investiga la noción de crueldad y su naturaleza. El personaje principal es un individuo con un transtorno antisocial. ¿Cómo decidirá el gobierno curar ese comportamiento?

La ciencia del sueño

Los sueños son el reflejo distorsionado de nuestro subconsciente. Así, los sueños de los personajes principales, que muchas veces se mezclan con la realidad, muestran lo que de verdad ocultan sus mentes. Lo que una vez fue olvidado, ahora se repite para cada uno de ellos. Y tú, ¿has pensado en tus sueños?

El cisne negro

Esta película es una verdadera lección para todos los padres. El deseo de una madre que jamás logró ser la primera bailarina de un ballet; hacer de su hija una estrella lleva a un resultado terrible. Claro, a la niña no le queda nada más que cumplir con las expectativas de su madre. La protagonista espera constantemente que los demás la aprueben. Como todas las películas de Aronofsky, esta película te mantiene tenso desde el principio hasta el final. Llegas a tal grado que ves los créditos finales en silencio y en un estado de shock.

Persona

En esta película el público ve algo fascinante y a la vez terrible: cómo se destruye y se crea la vida. El filme narra la historia sobre una actriz famosa que de pronto se queda callada justo en medio de un espectáculo y desde entonces no habla con nadie. En el hospital se descubre que a nivel psíquico está completamente sana. La cinta puede perturbar un poco pero a la vez te servirá como un catalizador para un autoanálisis profundo.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com