Cinco curiosidades insólitas sobre Miguel de Cervantes

Por redaccionnyl el 09/01/2017

Miguel de Cervantes, nacido en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547, se convirtió en la figura clásica de nuestra lengua castellana. Don Quijote de la mancha fue su gran novela que sirvió para llevar nuestra cultura al resto del mundo. Esta fue una de las obras más importantes de los últimos 500 años.

Además, su vida también fue muy interesante. Aquí te mostramos cinco curiosidades sobre la vida de Cervantes, el escritor español más importante de todos los tiempos.

No existen retratos reales de Cervantes

Pese a tener decenas de estatuas por toda España y que su rostro se encuentre en múltiples imágenes, no hay ninguna imagen de la época suya.

Lo único que se tiene de él es la descripción que el mismo hace en el prólogo de Novelas ejemplares. A partir de esto, en 1738, William Kent realizó un retrato impreso sobre el escritor. Esta obra se llama Retrato de Cervantes Saavedra “por él mismo”.

5-curiosidades-sobre-miguel-de-cervantes-el-escritor-espanol-mas-importante-1

No era manco

Aunque le conocían como “El manco de Lepanto”, Cervantes no era manco. Durante la batalla de Lepanto (1571), se le quedó el brazo izquierdo tullido por tres arcabuzazos.

Estuvo esclavizado

En 1575 viajaba de vuelva a España cuando su barco fue ataca y llevado a Argel. Allí fue adjudicado a un corsario menor como esclavo, estando su libertad fijada en 500 escudos.

Tuvo un impostor

5-curiosidades-sobre-miguel-de-cervantes-el-escritor-espanol-mas-importante-3

El Quijote está dividido en dos partes, que fueron publicadas en 1605 y 1615. Pero en 1614 se publicó “Segundo tomo del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, que más tarde se pasaría a llamar Quijote de Avellaneda.

Fue una obra escrita por Alonso Fernández de Avellaneda, seudónimo del desconocido autor. Algunos estudiosos han llegado a dotar de más calidad a esta versión que la segunda parte de Cervantes.

La errata de su lápida

En 2015, y bajo el mandado de Ana Botella en Madrid, se inauguró la tumba de Miguel de Cervantes tras encontrar sus restos funerarios. Lo más curioso de todo es la errata que tenía en su inauguración. Uno de los textos que acompañan la fecha de vida y muerte estaba sacado de la obra “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”, pero este segundo nombre estaba escrito así: “Segismunda”. Desde la R.A.E. denunciaron el error ortográfico para que lo cambiasen.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com