Cielo y mar. Por Cruz Salmerón Acosta