Cayó la URSS, pero los hijos de sus burócratas se siguen dando la gran vida