Elogio de la sombra. Por Jorge Luis Borges

En América Latina debemos aceptar no sin algo de impotencia que nuestro mejor cuentista fue también nuestro mejor poeta. Los versos de Borges superan y desdibuja y hasta se burlan de la profundidad y la belleza de los de cualquier otro famoso de las letras. Este es una prueba.