Carta a una señorita en París. Por Julio Cortázar

Otro cuento de aquel gigante de ojos azules y sonrisa manchada de tabaco. Leer a Cortázar es siempre rítmico y digno de aventura. Este cuento no es diferente y por eso es tan bueno.

Otro cuento de aquel gigante de ojos azules y sonrisa manchada de tabaco. Leer a Cortázar es siempre rítmico y digno de aventura. Este cuento no es diferente y por eso es tan bueno.