Carta a un zapatero que compuso mal unos zapatos. Por Juan José Arreola