“Caminante no hay camino…” Por Antonio Machado