Ya deje de cometer ‘queísmo’ por miedo al ‘dequeísmo’

Por Néstor Luis González el 29/02/2016

La palabra miedo viene del latín metus, y es la perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario. En Venezuela, le tenemos miedo al Coco; pero también a las motos, al Silbón, a la Sayona y al dequeísmo. Sin embargo, nadie advierte cuán peligroso puede ser el horripilante queísmo.

La mayoría de los habitantes de la lengua castellana tiemblan en serio cada vez que una oración los obliga a escribir ‘de que’, y optan por suprimir el ‘de’ sin percatarse de que están quedando peor por no quedar mal. A continuación, definamos a cada uno de los dos demonios en cuestión:

Dequeísmo. Es el uso indebido de la preposición ‘de’ delante de que conjunción ‘que’ cuando la preposición no viene exigida por ninguna palabra del enunciado.

Me alegra de que estés conmigo

Nos preocupa de que todavía no nos hayas pagado

Creo de que ganaremos el juego

A no ser de que

Queísmo. Es la supresión indebida de una preposición (generalmente de) delante de la conjunción que, cuando esa preposición viene exigida por alguna palabra del enunciado.

Me olvide ‘de’ que tenía que llamarte

Nos dimos cuenta ‘de’ que teníamos que estar juntos

Iré con la condición ‘de’ que ambos nos vistamos de azul

Resolver el problema es más fácil de lo que la mayoría de las personas se imagina. Simplemente hay que reemplazar mentalmente la conjunción ‘que’ por el término ‘algo’.

Creo de ‘algo’. No, algo falla, mejor Creo algo.

Listo. Muy fácil. Pero hay otra forma: convertir el enunciado dudoso en una pregunta.

¿De qué se preocupa? – Se preocupa de que…

¿De qué está seguro? – Está seguro de que…

De todas formas, recuerde que la lectura es lo único que le permitirá escribir bien.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com