Asombrosos consejos de Ray Bradbury para jóvenes escritores

Por redaccionnyl el 14/02/2017

En 2001 brindó una conferencia en el simposio para escritores dictado en la Universidad de Point Loma Nazarene, ubicada en San Diego (EE.UU.), donde dio una serie de consejos para que los jóvenes escritores puedan producir textos de calidad y mantengan viva su creatividad.

#13 Pon manos a la obra

“No sabes lo que puedes hacer hasta que lo intentas”, afirmaba Bradbury. Según él, la literatura actual está muy intelectualizada y tiene muy en cuenta lo comercial, lo cual no permite la salida a la luz de la verdadera identidad de la persona. Para él, los escritores en lugar de preguntarse “¿qué hago?”, deben pensar “¿quién soy?” y, a partir de esa respuesta, comenzar a escribir.

#12 Vive en la biblioteca

La biblioteca es un lugar que los jóvenes están dejando de lado. Sin embargo, Bradbury sostenía que, para ser un gran escritor, es necesario ir a la biblioteca. “Yo no pude asistir a universidad regular porque no tenía dinero, pero fui tres o cuatro días a la semana a la biblioteca durante diez años”, rememoraba el autor. Sostenía, además, que ese lugar es un sitio repleto de sorpresas. “Para escribir, es necesario que dejen de lado la computadora, Internet y esa basura; vuelvan a la biblioteca”, afirmaba.

#11 Enamórate de las películas

La narrativa propia del cine es de mucha ayuda para los escritores porque, como tiene un soporte visual, es necesario que la historia avance para mantener al espectador interesado. Por ello, Bradbury siempre fue fanático del cine y recomendaba ver películas – sobre todo las antiguas – para aprender y mejorar el arte de la escritura.

#10 Diez cosas que ames, diez cosas que odies

“Haz una lista de diez cosas que ames, diez cosas que odies y diez cosas que temas. Luego, celebra lo que amas y mata lo que odias y temes”, aconsejaba. Para Bradbury, la escritura era un proceso altamente subconsciente y, por ello, plasmaba a través de ella hasta sus miedos más ridículos comopor ejemplo, el temor a subir escaleras en la oscuridad.

#9 Estudia textos de calidad

Al igual que con las películas, Bradbury prefiere lo antiguo en cuanto a la literatura. “Aléjate de la poesía moderna, es basura”, sostenía. De hecho, le disgustaban los ensayos presentados por la revista The New Yorker. La principal razón que daba era que lo actual “carecía de metáfora”, afirmaba que este recurso literario es una de las fuentes de creatividad y de calidad más grandes de la literatura. Según él, un escritor debe recolectar la mayor cantidad de metáforas posible para luego crear las propias. Algunos de sus autores preferidos eran Roald Dahl, Guy de Maupassant, Nigel Kneale y John Collier.

#8 Ámalos a la distancia

Está bien tener ídolos pero estar muy cerca de ellos conlleva un gran problema: se puede caer en el riesgo de copiarlos, ya sea de manera consciente o inconsciente. Por ello, es importante buscar la propia identidad literaria y ser fiel a ella.

#7 Comienza con textos cortos

La ansiedad es un rasgo muy propio de la juventud. Bradbury advertía que era mejor dejarla de lado y ser paciente: “No empiecen con una novela, es preferible que escriban historias cortas, compactas, y así vayan aprendiendo su arte”. Por otra parte, el autor afirmaba que esto tenía una gran contrapartida psicológica: “Si te embarcas en la escritura de una novela, no sabes si el resultado será muy bueno y te entristecerás. En cambio, si escribes textos cortos, puedes ver el resultado al final de la semana, lo cual te hará muy feliz”.

#6 Escribe lo primero que aparezca en tu mente

“La única escritura buena es la intuitiva. Tengo un letrero que dice “¡No pienses!” justo al lado de mi máquina de escribir”, aseguraba Bradbury. En la escritura se dan procesos de asociación de palabras y es importante estar relajado a la hora de crear. Uno de los grandes problemas de los escritores es “la mente en blanco”, ese momento en que su imaginación parece haberlos dejado. “Si tu mente está totalmente en blanco es porque estás haciendo algo mal, no te estás divirtiendo”, afirmaba Bradbury, y aconsejaba que para reanudar la escritura era importante retornar la línea de pensamiento que estabas llevando a cabo antes de inhibirte.

#5 Amuebla tu cabeza

Bradbury también compartió una de sus tácticas preferidas para mantener su mente despierta: “Lee una historia corta, un poema y un ensayo todas las noches antes de irte a dormir”. De esta forma, incorporarás mucha información y luego eso te será útil para renovar tu creatividad. Para Bradbury, no sólo la lectura es importante, sino también los amigos y la familia. “Cuando era pequeño, solía pasar los fines de semana en la entrada de la casa de mis abuelos, escuchando las conversaciones de los mayores. Luego, escribía sobre lo que había escuchado”, rememoraba.

#4 Aléjate de aquellos que no creen en ti

“Aléjate de aquellos que no creen en ti; llámalos por teléfono y despídelos”. Para Bradbury, era sumamente importante estar rodeado de gente que apoyaba sus creencias y su talento. Cuando era joven, él vendía diarios y, por ello, sus amigos lo presionaban para hacer algo que tuviera futuro. Ante esta situación, él contestaba: “Que no me vea como un escritor, no significa que no sea uno”.

#3 No planees ganar dinero

La escritura no deja dinero y eso Bradbury lo tenía claro: “Si te has metido en la literatura para hacer dinero, estás equivocado. Mi esposa y yo hicimos votos de pobreza cuando nos casamos; recién pude comprar mi primer automóvil cuando tenía 37 años”. Con respecto a la industria editorial, él indicaba que siempre debes escribir sobre aquello que te gustaría leer, aquello que te apasiona. “Una vez, un editor me pidió que escribiera historias sobre fantasmas porque era lo que funcionaba… Simplemente le dije que no escribiría eso, era suficiente susto ver un fantasma en el espejo todas las mañanas”.

#2 El objetivo real

¿Qué quieres lograr con tu escritura? Esta pregunta era de suma importancia para Bradbury. Para él, el objetivo supremo era que lo amaran por lo que hacía: “Si alguien te presta atención y te dice “Estás bien… No estás tan loco como creen que estás” considérate dichoso”.

#1 Disfrútalo

La escritura, aunque lleve muchas horas, debe ser una tarea alegre y no algo serio. “Debes tomarla como una celebración y no un trabajo; si para ti es un trabajo, dedícate a otra cosa”, sostenía. Tal es así que Bradbury afirmaba que “al ser escritor, él no había trabajado ni un día de su vida”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com