Así hace David Bayo un retrato hiperrealista con un millón de puntos