Apitatán, el retorno del muralismo latinoamericano