Apenas un comentario de Enza García sobre Schopenhauer

Por Enza García el 26/06/2016

Nunca he sido justa con el querido Arthur Schopenhauer, sin duda responsable de haberme inspirado en mi tierna pubertad a escribir sobre los hombres y las mujeres. Recuerdo el impacto que generó en mi cabeza aquel pasaje donde explicaba que las mujeres no tenían capacidad para percibir lo general y que por tanto no poseían el valor de la abstracción necesaria para ejercer la filosofía, y que en cambio eran tan buenas para los detalles, que esto las dotaba para el chisme. Nuestro inocente filósofo no quiso detenerse en el peso de las damas a través de la historia, que no podemos negar, algunas con mejores y más extendidas famas en un mundo dominado por el macho. En el caso criollo, por ejemplo, podría traer a colación a distinguidas intelectuales como Ana Teresa Torres o Victoria de Stefano. Sin embargo, el meollo de mi comentario es que a nuestro inocente filósofo se le olvidó que el hombre, además de glorioso maquinador de abstracciones, también es infinitamente chismoso.

Vamos, tire la primera piedra si usted de verdad conoce a un tipo al que no le mate saber con quién está tirando quién.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com