Ángel Stanich, el outsider del pop español

Por Luis Figuera el 08/01/2016

Tal vez es un trabajo de mercadotecnia, quizás sea la actitud de un joven rebelde tocado por la diosa Niké, pero la información de Ángel Stanich, es escasa, apenas se consiguen en la red dos o tres artículos, sobre este curioso personaje que ha logrado despertar el entusiasmo musical de una España en crisis.

De él se han comenzado a decir muchas cosas, desde que es un proyecto secreto de la Sony, hasta comentarios que lo catalogan de fenómeno de la música pop. Su página oficial lo define “como el más flagrante enigma del pop español, y como un genial ermitaño dueño de un anormal talento para componer seductoras canciones de un surrealismo perverso”.

No es casualidad que en los pocos artículos que se consiguen flote la pregunta ¿quién es Ángel Stanich? No hay que ser un profesional, estilo Metralleta Joe, para entender que existe una trama en la que los representantes del músico van dejando pistas que conducen a otras pistas, y que terminan en el universo musical del cantautor nacido en Santander.

Hasta algunos años su nombre no figuraba en ningún catalogo importante. Rolling Stone, no lo mencionaba en su ranking de promesas, como lo demuestra un artículo del 10 de marzo de 2011 titulado los Diez Cantautores Españoles que Debes Conocer, y donde no aparece, tal vez por eso la disquera trabaja la idea de preguntar por un músico que de golpe y porrazo irrumpe en el escenario de una manera tan atrevida e inusual, y logra captar la atención de un amplio sector de la juventud española que agobiada por la crisis económicas, hace colas al frente de los garitos para escuchar al cantante de Metralleta Joe.

Rolling Stone afirma que apareció una noche de domingo en el Open Mic Pucela, muchos chavales españoles creen que los fines de semana son distintos desde esa noche en la que guitarra en mano, se presentó como un viejo vaquero y dijo venir de un pueblo del oeste indómito, surcado por polvorientos caminos y donde muchos se pierden en El Cruce,

La música de camino ácido es la de los tiempos que corren y sacuden al joven contemporáneo, un discurso narrativo desde el ADN de la cinematografía, con menciones constantes a personajes de la pantalla grande, con el ritmo que imponen los nuevos musicales estilo MTV, y la nostalgia de una guitarra rokera.

De Stanich se podría decir parodiando a Neruda. “Todo en él fue naufragio”, su aspecto recuerda a los muchachos irreverentes de la generación Beat, su música es un crisol de influencias que van desde clásicos como Dylan hasta , Nacho Vegas, su voz es casi un susurro inaudible que ha logrado atrapar a miles de jóvenes españoles que en los karaokes imitan el tono susurrante , afirma Stanich, en Mis Trueno89, tal vez la canción mejor preparada de su primer disco.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com