Alejandro Jodorowsky se hizo pasar por Coelho y firmó sus libros