A falta de otros talentos: Voyeur. Por Isabel Carlota Roby