15 modales en la mesa para seducir a una mujer con clase

Por redaccionnyl el 28/08/2016

Un hombre le gusta a una mujer por su aspecto, su posición y la originalidad de su verbo. Pero nada de eso sirve si cuando la lleva a comer deja en evidencia su mala educación.

Y es que en términos de la filosofía de Schopenhauer sobre “El amor, las mujeres y la muerte”, ninguna hembra con clase considerará ni siquiera en su subconsciente reproducirse junto a un hombre que demuestra estar por debajo de su propia circunstancia.

Si al menos quieres llevarla a la cama, sigue estos consejos que en realidad son reglas.

Los modales en la mesa son estos

1. En una cita de negocios se puede comenzar por una bebida y pan; pasados 15 minutos se ordenan los alimentos. Pero en una cena romántica el tiempo entre la primera bebida y la comida puede reducirse, pues es después de comer cuando la conversación se alarga dependiendo la circunstancia.

2. No esperes que ella comience a comer. Da tú la pauta para hacerlo tomando los cubiertos o diciendo “buen provecho”.

3. La servilleta siempre debe cubrir ambas piernas y no se debe remover a pesar de que no haya comida sobre la mesa. Si te vas a levantar unos momentos, la servilleta se deja a la izquierda del plato o encima de la silla.

4. Queda estrictamente prohibido empujar el plato cuando termines de comer algún platillo.

5. Prohibido introducir bebida a la boca cuando se tiene un bocado dentro. Así sólo conseguirás que la chica a la que tratas de impresionar salga corriendo.

6. No se debe rodear el plato con los brazos. ¡Jamás lo hagas!

7. Levantar el meñique al asir un vaso o copa no es sinónimo de estilo, así que es un gesto que debes evitar a toda costa.

8. Jamás dejes una cuchara en un vaso o taza.

9. Corta la carne bocado a bocado. Si la cortas toda antes de comenzar a comerla, no serás bien visto jamás.

10. Está de sobra decir que no debes llevarte a la boca grandes bocados.

11. No se debe dejar comida en la cuchara o el tenedor que estés usando.

12. Jugar con los cubiertos o tamborilear los dedos sobre la mesa son conductas que sólo están “permitidas” para tus sobrinos más pequeños.

13. Por más que te haya gustado, sólo está permitido saborear la salsa sobrante de un guisado con un trozo de pan dos veces.

14. En caso de que te encuentres en un restaurante, la etiqueta dicta que le hables de usted al mesero. Jamás deberás hacerlo a gritos, tronando los dedos o la boca, ni tocando la copa con un cubierto. Mucho menos diciéndole “joven”.

15. En un restaurante se debe hablar en voz baja, con el fin de no molestar a otros comensales.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com