10 pinturas de Pablo Picasso que debes conocer para entender su obra

Por redaccionnyl el 25/10/2016

El malagueño Pablo Picasso tuvo diferentes etapas en su trabajo antes de llegar al cubismo. En todas dejó huella. Por eso es considerado desde el génesis del siglo XX como uno de los mayores pintores que participaron en muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo.

 
 

Laborioso y prolífico, pintó más de dos mil obras, presentes en museos y colecciones de toda Europa y del mundo. Además, abordó otros géneros como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, la escultura, la cerámica y el diseño de escenografía y vestuario para montajes teatrales.

En lo político, Picasso se declaraba pacifista y comunista. Fue miembro del Partido Comunista de España y del Partido Comunista Francés hasta su muerte el 8 de abril de 1973 en su casa llamada «Notre-Dame-de-Vie» en Mougins (Francia) a los 91 años. Está enterrado en el parque del castillo de Vauvenargues (Bouches-du-Rhone).

1. Maternidad (1901)

maternidad_picasso

Maternidad (1901), cuadro de la época azul de Picasso, se vendió en 1988 por 24,8 millones de dólares en la subasta de Importantes pinturas impresionistas y modernas de la colección de William y Edith Mayer Goetz, que tuvo lugar en la casa Christie”s de Nueva York.

2. Guernica (1937)

guernica

Fue pintado entre los meses de mayo y junio de 1937. Su título alude al bombardeo de Guernica, ocurrido el 26 de abril de dicho año, durante la Guerra Civil Española. Fue realizado por encargo del Director General de Bellas Artes, Josep Renau a petición del Gobierno de la Segunda República Española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París, con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena Guerra Civil Española.

3. Los tres músicos (1921)

los-tres-musicos

Es un óleo sobre tela pintado por Picasso en 1921 durante una estancia en Fontainebleau (Francia), del cual hizo dos versiones, que constituyen dos obras maestras de la historia del arte. Se inscriben en la fase del denominado “cubismo sintético”, y suponen una especie de despedida de este estilo. Estos cuadros se encuentran en el Museo de Arte de Filadelfia y en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en Estados Unidos.

4. La vida (1903)

picasso-la-vida

En “La vida”, la pareja se muestra abrazada y desnuda: la cara del hombre es la del amigo de Picasso Carles Casagemas, cuyo suicidio marcó al entonces joven artista; la de la mujer es de Germaine, que había rechazado a un enamorado Casagemas y que acabó, tras su muerte, siendo amante de Picasso. A la derecha, aparece una mujer mayor con un bebé en brazos, cubierta con una túnica, típica en las obras de la época azul del pintor, después de que este visitara una prisión donde había prostitutas con enfermedades venéreas y trasladara la expresividad de los rostros a los cuerpos, escondidos tras esas túnicas. En el centro, entre ambos grupos de figuras, dos cuadros: en el de arriba una pareja desnuda, abrazada y sentada, en el de abajo un hombre. Esos cuadros, en los dibujos preparatorios aparecen sobre caballetes, como si estuvieran en el propio taller de Picasso. En “La vida” los caballetes han desaparecido.

5. Las señoritas de Avignon (1907)

las-sen%cc%83oritas-de-avignon

Este cuadro marcó el comienzo de su Periodo africano o Protocubismo de Picasso. Es la referencia clave para hablar de cubismo, del cual el artista español es el máximo exponente. Imprime un nuevo punto de partida donde Picasso elimina todo lo sublime de la tradición rompiendo con el Realismo, los cánones de profundidad espacial y el ideal existente hasta entonces del cuerpo femenino, reducida toda la obra a un conjunto de planos angulares sin fondo ni perspectiva espacial, en el que las formas están marcadas por líneas claro-oscuras.

Dos de los rostros, los de aspecto más cubista de los cinco, que asemejan máscaras, se deben a la influencia del arte africano, cuyas manifestaciones culturales comenzaron a ser conocidas en Europa por aquellas fechas, mientras los dos centrales son más afines a las caras de los frescos medievales y las primitivas esculturas ibéricas, el rostro de la izquierda presenta un perfil que recuerda las pinturas egipcias.

6. Retrato de Dora Maar (1937)

000000000-9-3-6-5-23-rh-16-1-1-aaa7-il-posto15-dora-maar

Entre los numeroso retratos pictóricos que realizó el malagueño Pablo Ruiz Picasso se encuentra el retrato de Dora Maar, aquella fotógrafa que mantuvo una tormentosa relación sentimental con el pintor a finales de la década de los treinta y principios de la década de los cuarenta.

Varios son los retratos que realizó Pablo Picasso de Henriette Theodora Markovitch, nombre real de Dora Maar; algunos de ellos se encuentran en el Museé National Picasso de París. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía también cuenta con otro de los retratos. El que mostramos en la imagen superior pertenece al año 1937.

El retrato refleja una figura femenina de manos afiladas, una obra llena de color cargada de gran primitivismo, donde el uso del doble perfil del rostro propone una representación simultánea; además, la tensión de la obra se ve ligeramente aumentada por el diferente uso del color en los ojos de la figura retratada.

7. Arlequín acodado (1917)

arlequin-acodado-paris-1901-de-pablo-picasso-1

Es una pintura al óleo sobre lienzo realizada por Pablo Picasso en 1917 en Barcelona y que actualmente forma parte de la colección permanente del Museo Picasso de Barcelona. El artista la cedió a la ciudad de Barcelona el año 1919.

8. Cráneo de buey (1942)

bodegon-con-craneo-de-buey

Este cuadro se titula Nature morte au crâne de boeuf fue pintado el cinco de abril de 1942. Es un óleo sobre lienzo; sus dimensiones son ciento treinta por noventa y siete centímetros y actualmente se sitúa en Kunstasammtung.

Primero, puedo decir que Picasso pintó este cuadro durante la segunda guerra mundial que le conmovió profundamente. Este período (los años cuarenta) es marcado por la vuelta del bodegón con su fractura, su tema. El Bodegón estaba representado como alegoría, para mostrar la impotencia de Picasso frente a los conflictos.

Picasso no pudo permanecer en la soledad, se abría hacia el exterior, pintando. Pintaba cosas inútiles para traducir su situación de espera del día en que podriá existir de nuevo.

9. Bañista sentada a la orilla del mar (1930)

3760493_640px

Perteneciente a una fase , a la que una parte de la crítica, con la necesidad de catalogar la producción de un momento muy complejo de la vida y de la ejecutoria del autor, ha calificado a la corriente en la que se inscribe esta pieza como período de monstruos , resulta un conspiscuo ejemplo de tal compendio de obras agrupadas bajo esta denominación.

10. Desayuno en la hierba (1952)

images

Esta es una violación al famoso cuadro de Edouard Manet que Picasso realizó entre sus muchos intentos por transgredir el arte más representativo de finales del siglo XIX.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com