10 nombres propios y sus sorprendentes significados

Por Néstor Luis González el 17/01/2016

Hace meses leí un artículo gringo que descartaba ‘científicamente’ que el nombre de una persona influyera en sus opciones de surgimiento profesional. Pero alguien que comentó la noticia dijo que eso era porque los ejemplos de la muestra eran Tim, Michael o Steve, y que en Venezuela era demasiado obvio que un Antonio tendría más posibilidades de éxito que un Keylerson.

La sentencia es discriminatoria, pero a la vez denuncia otra discriminación, una que se devuelve: la de algunos sectores populares por los nombres tradicionales. Originalmente, en todas las culturas, los nombres poseían un significado que representaba cualidades o circunstancias.Ahora no tanto. Todos los días conocemos a personas que deberían cargar lápiz y papel en fiestas para explicar cómo se escriben los originalísimos nombres que les pusieron sus madres.

Antes de marcar para siempre a un niño con un nombre inventado o con alguna fusión rarísima que deberá explicar a sus semejantes durante el resto de su vida, sería bueno revisar las etimologías de algunos nombres tradicionales y valorar sus significados.

Alejandro.
Del griego ??????????, Aléxandros, que significa “el protector” o “el salvador del hombre”.

Juan.
Viene del hebreo (????? – Yô??nn?n), que quiere decir “fiel a Dios”. Del hebreo original pasó a otros idiomas. ??????? (Ioannis) es la versión griega de Yô??nn?n. De ahí evolucionó hasta llegar al castellano Juan.

Esteban.
Proviene de la palabra (???????? – stéfanos), que en griego antiguo significa “victorioso” o “coronado”.

Rafael.
Tiene su origen en el hebreo (???? – Refáél), y significa “Dios ha sanado”.

Bernardo.
Proviene del germánico Bernhard, compuesto de beran (oso) y hard (fuerte, valeroso), Significa “fuerte como un oso”.

Guillermo.
Más popular por su forma anglosajona “William”. Significa “Aquel con voluntad de proteger”.

Andrea.
Es un nombre originalmente masculino, tan masculino que significa “varonil” o “viril”. Sin embargo, en la actualidad se usa de forma neutral y por eso tantas mujeres se llaman Andrea.

Eurídice.
Es un nombre femenino de origen griego que significa “La que con justicia da el ejemplo a los demás”.

Elvira.
Nombre femenino de origen germánico “athal-wira”. Significa “aquella que es un noble guardián” o “Aquella que es una protectora noble” o “Aquella que es una noble consejera”, también hace referencia a una población cercana a Granada, donde antiguamente se celebro el concilio de Illiberis.

Elisa.
Es un nombre propio femenino de origen hebreo que significa “La ayuda de Dios”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com