Siete libros de filosofía que te harán replantearte la existencia

Por redaccionnyl el 24/10/2016

Lo mejor que puede ocurrirte es que no estés de acuerdo con los planteamientos de estas personas, pues estarías mirándolos con un ojo mucho más crítico del que se esperaban cuando escribieron estos libros.

Cada uno de los siguientes textos tiene la particularidad de ofrecer a sus lectores la oportunidad una explicación –y en algunos casos justificación– del mundo que nos rodea, pero desde el punto de vista del individuo y su mente. La filosofía, antes de adquirir las características posthelénicas que le dimos, era lo que su palabra pinta desde el principio: amor a la sabiduría, y eso es lo que, en suma, ofrecen estos libros.

“El segundo sexo” (1949) de Simone de Beauvoir

el-segundo-sexo-simone-de-beauvoir-345476-1

El segundo sexo (Le Deuxième Sexe) es un libro escrito en 1949 por Simone de Beauvoir. Se le considera una de las obras más relevantes, a nivel filosófico, del siglo XX. Fue un rotundo éxito de ventas. Su autora comenzó a escribirlo cuando reflexionó sobre lo que había significado para ella el ser mujer. Comenzó a investigar acerca de la situación de las mujeres a lo largo de la historia y escribió este extenso ensayo que aborda cómo se ha concebido a la mujer, qué situaciones viven las mujeres y cómo se puede intentar que mejoren sus vidas y se amplíen sus libertades.

“Eichmann en Jerusalén: Un estudio sobre la banalidad del mal” (1963) por Hannah Arendt

eichmann-en-jerusalen

En el texto la autora afirma que aparte de un deseo de mejorar su carrera, el coronel de las SS nazis Adolf Eichmann no mostró ningún rastro de antisemitismo o daño psicológico. Su subtítulo famoso introdujo el concepto banalidad del mal, que también sirve como últimas palabras del capítulo final. En parte, por lo menos, la frase se refiere al comportamiento de Eichmann en el juicio, no mostrando ni culpa ni odio, alegando que él no tenía ninguna responsabilidad porque estaba simplemente “haciendo su trabajo”. Él cumplió con su deber…; no sólo obedeció las órdenes, que también obedeció a la ley”.

“Más allá del bien y del mal” (1886) de Friedrich Nietzsche

mas-alla-del-bien-y-del-mal

“Más allá del bien y del mal. Preludio de una filosofía del futuro” es uno de los textos fundamentales de la filosofía del siglo XIX.

Publicado en 1886 a costa del mismo Friedrich Nietzsche, el libro no recibió en un principio mucha atención. Nietzsche atacaba en él lo que consideraba vacuidad moral de los pensadores de su siglo, falta de sentido crítico alguno de los autodenominados moralistas y su pasiva aceptación de la moral heredada judeo-cristiana. Más allá del bien y del mal recorre todos los temas fundamentales de la madurez filosófica de Nietzsche y en parte puede ser leído como un desarrollo, en términos más directos, de las ideas que el autor ya había propuesto en un sentido más metafórico en Así habló Zaratustra (Also Sprach Zarathustra).

“El contrato social” (1762) de Jean Jacques Rousseau

el-contrato-social

Es una obra sobre filosofía política y trata principalmente sobre la libertad e igualdad de los hombres bajo un Estado instituido por medio de un contrato social.

Se dice que este libro fue uno de los muchos incitadores de la Revolución francesa por sus ideas políticas. Bajo la teoría del contrato social se fundamenta buena parte de la filosofía liberal, en especial el liberalismo clásico por su visión filosófica del individuo como fundamental, que luego decide vivir en sociedad por lo que necesita del Estado de Derecho que asegure las libertades para poder convivir. Así también se dice que en este libro se exponen lo que en el futuro serían los principios de la filosofía política socialista, en parte por el concepto de la voluntad general.

“Cuadernos de la cárcel” (1929-1935) de Antonio Gramsci

cuadernos-gramsci

Gramsci escribe de muchos temas que tanto en la década de los años 20 como en la actualidad resultan de suma importancia no sólo para el momento histórico, sino también para la epistemología y la metodología del pensamiento dialéctico del materialismo. Multitud de ideas pueden leerse, aunque sólo esbozadas, en los apartados de este grupo de cuadernos. Y, dentro de este material, es preciso destacar la crítica al oportunismo y al extremismo, dos graves desviaciones que azotaban al Partido Comunista Italiano hacia esos años, en contra de los cuales Gramsci proponía el máximo apego a la racionalidad.

“El príncipe” (1532) de Nicolás Maquiavelo

el-principe

El príncipe es un tratado político escrito por Nicolás Maquiavelo en 1513, mientras se encontraba encarcelado en San Casciano por la acusación de haber conspirado en contra de los Médici. El libro fue publicado en 1531 y dedicado a Lorenzo II de Médici, duque de Urbino, en respuesta a dicha acusación, a modo de regalo. Tiene ciertas inspiraciones en César Borgia. Se trata de la obra de mayor renombre de este autor, aquella por la cual se acuñaron el sustantivo maquiavelismo y el adjetivo maquiavélico y cuya influencia sigue vigente hasta la época actual.

Su objetivo es mostrar cómo los príncipes deben gobernar sus Estados, según las distintas circunstancias, para poder conservarlos exitosamente en su poder, lo cual es constantemente demostrado mediante múltiples referencias a gobernantes históricos y a sus acciones. Presenta como característica sobresaliente el método de dejar de lado sistemáticamente, con respecto a las estrategias políticas, las cuestiones relativas a la moral y a la religión. Solo interesa conservar el poder (de hecho, para Maquiavelo así obran incluso papas como Alejandro VI, lo que constituye la clave de su éxito.)

“Intention” (1957) de G.E.M. Anscombe

intention

Constituye un estudio sutil, preciso y delicado, casi un trabajo de orfebrería intelectual, en el que analiza diversas cuestiones fundamentales de la filosofía de la acción, centradas en la dilucidación del concepto de intención y del papel que la intención desempeña en la conducta humana. Retomando la temática aristotélica del silogismo práctico, el libro de Anscombe abrió un camino que luego continuarían otros filósofos eminentes, como Donald Davidson. La introducción ha corrido a cargo de Jesús Mosterín, catedrático de Lógica y Filosofía la Ciencia de la Universidad de Barcelona.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com