10 libros de ficción con un trasfondo científico brutal

Por redaccionnyl el 09/01/2017

No todas las novelas en las que la ciencia participa son novelas de ficción o por lo menos no del todo, ya que en los géneros literarios no hay fronteras, sino más bien se adoptan nuevas formas continuamente.

Con todo, vamos a intentar explorar una serie de títulos que pueden quedar perfectamente excluidos del género de la ciencia ficción pero que, sin embargo, guardan muchas similitudes con éste, ya sea porque novelizan algún hallazgo científico de primer orden, porque abordan asuntos científicos desde el punto de vista cotidiano o porque no exploran las posibilidades de una tecnología a nivel técnico pero sí a nivel emocional o social.

1. “El arco iris de la gravedad”, de Thomas Pynchon

1366_2000

El arco iris de la gravedad nos ofrece otra muestra de narrativa compleja y laberíntica marca de la marca del misterioso Thomas Pynchon, del que ni siquiera disponemos de una fotografía actual (su aversión a los medios es antológica). En la obra nos explica la historia de un militar que fue sometido a experimentos pavlovianos por el profesor de Harvard Laszlo Jamf, un loco científico alemán que ahora trabaja para los nazis. Desde entonces, cada vez que cae una bomba alemana V-2, el protagonista sufre una erección.

2. “La posibilidad de una isla”, de Michel Houllebecq

1366_2000-1

Temas filosóficos, sociales, políticos y científicos es lo que nos ofrece el verborreico y enfant terrible Michel Houllebecq en La posibilidad de una isla. Cuenta la historia de Daniel, famoso por sus monólogos cáusticos, cuando se ve inmerso en una secta cuyos miembros aseguran que el ser humano alcanzará la inmortalidad.

3. “1Q84”, de Haruki Murakami

1366_2000-2

Los libros de Haruki Murakami siempre hacen hincapié en el autodescubrimiento, con muchas experiencias oníricas y mundos paralelos. Y también ciencia y conversaciones sobre la misma. En 1Q84 se narran dos historias paralelas, la de una gimnasta especializada en asesinar hombres que maltratan a las mujeres y la de un profesor que desea ser un escritor. A partir de aqui se desarrollará una trama que destila tintes de ciencia ficción. En un capítulo, por ejemplo, los protagonistas llegan a conversar sobre 1984, de George Orwell.

4. “Oveja mansa”, de Connie Willis

1366_2000-3

En Oveja mansa, la protagonista de esta novela es Sandra Foster, una socióloga que estudia las modas para tratar de comprender cómo se originan y qué papel tiene la conducta humana en todo ello. Foster trabaja para la compañía HiTek. Allí conoce a Bennet O”Reilly, investigador especialista en la teoría del caos que trata de arrojar luz sobre los mecanismos de transmisión de información dentro de un colectivo a través de un grupo de macacos. ¿Suena aburrido? En absoluto, Connie Willis siempre es una escritora deliciosa en el tratamiento de sus historias… y también terriblemente divertida.

5. “Parque Jurásico”, de Michael Crichton

1366_2000-4

Parque Jurásico es más una novela de aventuras con tintes de terror que una novela de ciencia ficción. Sin embargo, entre las páginas de sus voluminosas hechuras encontramos largas disquisiciones a propósito de la ingeniería genética, la peleontología y hasta la teoría del caos. Nada que ver con la adaptación cinematográfica realizada por Steven Spielberg.

6. “La invención de Morel”, de Adolfo Bioy Casares

1366_2000-5

Este es el particular homenaje que Adolfo Bioy Casares hace a La isla del dr. Moreau (1896) de H. G. Wells, que está presente en todo momento en La invención de Morel. Crimen, persecución y exilio sobrevuelan la trama de la novela, así como el invento que ha desarollado Morel, una máquina que puede reproducir las imágenes, instantáneas que parecen absolutamente reales, como si fuera un antecedente de la realidad virtual. ¿Qué es verdad, qué es mentira? ¿Cómo distinguir ambos mundos?

7. “La medición del mundo”, de Daniel Kehlmann

1366_2000-6

La medición del mundo, del alemán Daniel Kehlmann, aborda la compleja la relación entre el naturalista Alexander von Humboldt y el matemático y astrónomo, Carl Friedrich Gauss. Sin duda, una de las pocas novelas históricas que basan casi todo su argumento en figuras científicas y sus descubrimientos.

8. “El enano astrónomo”, de Chet Raymo

1366_2000-7

Frank Bois tiene 43 años y mide un metro veinte, y está obsesionado con las estrellas y la astronomía en general. Chet Raymo es profesor de física y astronomía en Stonehill College, Massachusetts, así que logra instilar la maravilla que hay sobre nuestras cabezas a través de los pensamientos y reflexiones del protagonista en esta maravillosa novela titulada El enano astrónomo. Existe una película basada en la novela: Frankie y las estrellas.

9. “Si te vieras con mis ojos”, de Carlos Franz

1366_2000

Huyendo de la simple consignación de hallazgos realizados por el gran Charles Darwin, en Si te vieras con mis ojos descubrimos no solo su faceta científica, sino que esta obra escrita por el chileno Carlos Franz también explorar la rivalidad amorosa entre un joven Charles Darwin y el pintor viajero Johann Moritz Rugendas en el Chile de mediados del siglo XIX.

10. “A flor de piel”, de Javier Moro

1366_2000-8

El 30 de noviembre de 1803 zarpaba del puerto de La Coruña una corbeta hacia el continente americano. En ella, los médicos Francisco Javier Balmis y José Salvany y la rectora del orfanato de ciudad gallega, Isabel Zendal, transportaban la vacuna de la viruela a América y las Filipinas para así salvar cientos de miles de vidas. Aquella expedición se conoció como Real Expedición Filantrópica de la Vacuna o Expedición Balmis. Esta increíble hazaña científica es narrada con un pulso envidiable por Javier Moro en la recientemente publicada A flor de piel.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com